La importancia de la comprensión de las fuentes

x

Habilidades lingüístico-comunicativas

Son aquellas capacidades físicas y mentales que el ser humano posee y que le permiten desarrollar su lenguaje, entendido éste como la acción de crear comunicación de manera consciente. El niño va aprendiendo a hablar y a comunicarse porque posee esas capacidades-habilidades. Autores tan importantes como Ausubel (1978) proponen que la capacidad de los niños para aprender, va más allá de un simple proceso de imitación o por descubrimiento. El niño aprende a hablar porque empieza a desarrollar sus competencias lingüístico-comunicativas, en la medida que va madurando sus estructuras cognitivas y va construyendo el mundo y sus significados y sentidos.
x

Lengua

Para definir la lengua, se partirá del concepto saussureano, aun no superado como discurso fundante: la lengua como un sistema; este concepto propone que la lengua es el uso de un idioma dentro de una comunidad lingüística determinada. En este sentido, la lengua que aprendemos desde niños, es la lengua materna y es la que nos permite comunicarnos en contextos diversos. Cuando entramos a la educación escolarizada, empezamos un proceso de maduración de estructuras del pensamiento que nos permiten reconocer nuestro mundo a través de los sentidos que construimos cuando escribimos. Así, se habla de que la lengua materna es nuestro idioma, usada históricamente como el medio a través del cual se construye el mundo inmediato.
x

Escribir

Escribir es construir. Construir un sistema significante de ideas que comunicarán contenidos sobre un objeto del mundo que el sujeto desea hacer saber o conocer. En didácticas más tradicionales, se habla de enseñar a leer y enseñar a escribir, como dos procesos aislados. Sin embargo, es importante que tengamos en mente que escribir es también saber leer. No se pueden disociar de manera tan tajante ambos procesos. Leer y escribir son procesos cognitivos que, en condiciones normales, el sujeto es capaz de ir desarrollando de una manera más eficiente conforme este individuo va avanzando en su educación escolarizada.
x

Proceso lecto-escritural

“Proceso lecto-escritural: escribir es construir. Construir un sistema significante de ideas que comunicarán contenidos sobre un objeto del mundo que el sujeto desea hacer saber o conocer. En didácticas más tradicionales, se habla de enseñar a leer y enseñar a escribir, como dos procesos aislados. Sin embargo, es importante que tengamos en mente que escribir es también saber leer. No se pueden disociar de manera tan tajante ambos procesos. Leer y escribir son procesos cognitivos que, en condiciones normales, el sujeto es capaz de ir desarrollando de una manera más eficiente conforme este individuo va avanzando en su educación escolarizada.

¿Qué significa comprender las fuentes?

      Esta pregunta con la que se inicia este texto es  retórica, es decir, que no se puede responder en sí misma de una manera simple, sino que implica un asumir un estado de pensamiento que nos permite  la reflexión sobre un objeto del conocimiento, que en nuestro caso es la adquisición de la escritura y la lectura, como las principales herramientas socioculturales que le permiten al hombre producir conocimiento—al menos académico—sobre su entorno.  Y para la escritura, especialmente, es necesario llevar a cabo un proceso que inicia con la búsqueda de fuentes,  sobre todo confiables.  Es así, que leer y escribir para comprender, son esenciales.  

      La idea con la que inicia esta sección es una oración que habla sobre la capacidad que todos los sujetos tienen para producir lenguaje, y por lo tanto, comprenderlo  para comunicarse. Ahora bien, esta capacidad se desarrolla y se aprende cuando el niño entra a la escuela y es socializado en un sistema cultural que le permite desarrollar sus habilidades lingüístico-comunicativas.

 
 

      Cuando se aprende a leer y a escribir, el niño es iniciado en un proceso de comprensión del mundo, de análisis de sus circunstancias y en el desarrollo de sus habilidades para aprender a aprender.  Así, el proceso de lectura y escritura es aquél mediante el cual el individuo va a emprender su increíble viaje por y en el conocimiento.

      La búsqueda de las fuentes tiene un inicio en el pensamiento del individuo. En nuestro caso, por ejemplo, sería cuando un profesor le encarga al alumno investigar sobre cierto tema en varias fuentes.  Luego entonces, el alumno se enfrenta a su primer dilema: ¿en dónde buscar y qué buscar?

      Parecería fácil—de hecho en la gran  mayoría de las ocasiones así se hace—entrar a la internet y poner el tópico en cualquier buscador, para que en fracción de segundos, se despliegue ante nosotros sino miles, millones de sitios de todo tipo que contienen al menos una vez la palabra que dio origen a la búsqueda.

      Es así, que este alumno, podrá entrar, sin criterio alguno—siguiendo nuestro ejemplo hipotético—a cualquier sitio, leer, medio entender, hacer copy/paste y sacar información que no es suya.  Entonces, sucede que ese no es el camino…

      Buscar las fuentes idóneas significa que el alumno tendrá que saber discriminar la información que puede ayudarle, distinguiéndola de aquella que no le sirve.  La pregunta es ¿cómo enseñarlo a hacer eso? Y en esta sección precisamente se desarrollará una serie de textos que llevarán a los usuarios por el camino adecuado para buscar y comprender aquella información que se transformará en nuevo conocimiento.

      Esta búsqueda, esta comprensión para poder discriminar la información son actividades aparentemente simples que se van internalizando como estructuras de pensamiento que le permiten a los estudiantes, es decir a los seres humanos en condiciones sociales y culturales de aprendizaje, ir construyendo el mundo que los rodea, a través de su uso de la lengua escrita.

      Escribir y leer no son un proceso finito que se aprende de una vez y para siempre. El proceso lecto-escritural es un sistema que conforme se avanza en la socialización escolarizada, se sigue implementando, es decir mejorando. A través del uso de la lengua el sujeto es capaz de producir conocimiento, de significar el mundo y de convertirlo en ideas, mismas que evidenciarán su comprensión de la realidad.  Estos procesos abstractos son lo que hacen del sujeto un mejor ser lecto-escritor. La lengua escrita es una tarjeta de presentación ante el mundo y más cuando ese mundo espera del egresado una capacidad profesional que le permita producir lengua de una manera eficiente.  Buscar y comprender las fuentes solo será posible si el estudiante tiene muy claro hacia dónde va, de dónde parte, qué tipo de textos puede encontrarse, a cuáles se enfrentará y con cuáles tendrá que “dialogar” para llevar a cabo una buena y eficiente selección y comprensión de las fuentes que, en adelante, serán de las que abrevará para poder construir su texto.

 
Qué es CREA 1.- Buscar y Seleccionar Fuentes 2.- Comprender y usar las fuentes 3.- Planear y construir borradores 4.- Identificar y aplicar el formato
  - CREA   - ¿Qué es?
  - ¿Qué es?
  - ¿Qué es?
  - ¿Qué es?
 
      - ¿Cómo se hace?   - ¿Cómo se hace?   - ¿Cómo se hace?   - ¿Cómo se hace?  
           
5.- Revisar y finalizar el documento 6.- Créditos      
- ¿Qué es?
  - Conócelos      
- ¿Cómo se hace?          
 
DR© Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Universidad Virtual | México, 2012 | Aviso legal | Políticas de Privacidad